BICENTENARIO DE LA PRIMERA BATALLA DE INDIA MUERTA. 1816 – 19 DE NOVIEMBRE - 2016
BICENTENARIO DE LA PRIMERA BATALLA DE INDIA MUERTA. 1816 – 19 DE NOVIEMBRE - 2016

El Departamento de Rocha es un vergel de diferentes ecosistemas de enormes bellezas que la naturaleza puso en nuestras manos; tenemos la responsabilidad de custodiar éstas fuentes de vida.

Las armonías escénicas están en la costa Atlántica, en las lagunas con sus afluentes de ríos, arroyos, otros cauces y humedales. En el ecosistema del Palmar Butiá, en los cerros y sierras con sus biodiversidades de flora y fauna. En este contexto se registraron en páginas intangibles – en su instante – uno de los acontecimientos bélicos de la historia de nuestro país.

Entrando al tema que luce en el título del presente trabajo, las fuentes de este artículo son: Archivo Artigas, Diccionario Geográfico del Uruguay de Orestes Araújo edición 1900, y Ensayo de Historia Patria por H.D. Primera Edición Ilustrada edición año 1901, ARTIGAS – Jefe de los Orientales y Protector de los Pueblos libres. Su obra cívica. Alegato Histórico por EDUARDO ACEVEDO – tomo III (edición año 1910).

“Los portugueses invadieron Uruguay so pretexto de resguardar sus fronteras de la anarquía de lo que llamaban la montonera de Artigas…”
(H.D.) El imperio portugués alentado por el Gobierno de Buenos Aires invade la Banda Oriental con el firme propósito de concluir con el liderazgo de nuestro Prócer, cuyo ideario atentaba los intereses porteños bonaerenses y de la corona del imperio lusitano.

Esta confabulación entreguista de la autoridad bonaerense tenía un propósito, el “… establecimiento de un trono en Buenos Aires con destino a la casa de Braganza…”, para este fin, Artigas era un escollo nada fácil de eludir o combatir, era necesario eliminar su liderazgo y a estos efectos se organizó toda una gestión diplomática.

A ambos, incomodaba enormemente la concepción federalista de Artigas de crear una nación conformada por Provincias autónomas en concordancia a lo preceptuado en las Instrucciones del Año XIII y el Reglamento de Tierras de 1815, primeras normas jurídicas para el funcionamiento de un país. Quiso la ingratitud del destino que no se concretara el mencionado ideario federal.

Eran “… épocas de lucha brava en que todas las armas de la injuria y de la calumnia se esgrimían contra el Jefe de los Orientales y Protector de los Pueblos Libres.

Los archivos argentinos, desbordantes de riquísima documentación relativa a la época tumultuosa de la invasión portuguesa, suministran repetidos y valiosos testimonios a favor de Artigas, pero son de una miseria incurable en materia de acusaciones y los cargos son de origen posterior y constituyen un simple recurso de polémica para hundir y desprestigiar a un gran personaje histórico.

Tampoco han podido los historiadores portugueses concretar cargo alguno contra Artigas fuera de las generalidades de la leyenda de Cavia, repetidas y aumentadas por los escritores argentinos…”
(Eduardo Acevedo – obra citada)

El portugués Carlos Federico Lecor – Barón de la Laguna – comandaba un ejército de doce mil hombres disciplinados y bien pertrechados. Este ejército militar estaba dividido en cuatro Divisiones:

“El 1º de 2000 hombres, al mando del General Curado y del Marqués de Alegrete (Gobernador de Río Grande) invadió por el Norte.

El 2º, de 1800 hombres, a las órdenes del mismo Lecor llegó por el Este.

El 3º, de 6000 hombres, formada por la Escuadra al mando del Conde de Viana.

El 4º, de otros 2000 mil hombres, quedó de reserva en Río Grande”
(H.D.)

Lecor invadió la Banda Oriental a mediados de octubre de 1816, recorriendo el camino que abriera su ejército de Vanguardia al mando del Mariscal Sebastián Pinto de Araujo Correa, ocupando la Fortaleza de Santa Teresa desde agosto de este mismo año.

En el Documento Nº 231 del Archivo Artigas consta la transcripción de un documento que remitiera el Mariscal Pinto a Tomás Antonio de Villanova Portugal de un suceso bélico que aconteciera el 5 de Setiembre de 1816, en la Bajada de Castillos – Castillos Chico.

Un piquete de 30 portugueses apostados en la Angostura por orden del Mayor Manuel Marques de Souza fueron atacados por 200 hombres la mayoría “Cívicos” de Rocha y San Carlos.

La “Montonera” Oriental capturó a un Teniente, un Cadete y a un Soldado que se los llevaron prisioneros, además resultaron muertos dos portugueses, en el documento en cuestión las autoridades portuguesas señalan que los Orientales trataban mal a sus prisioneros.

Al día siguiente del enfrentamiento salieron dos Compañías de Cazadores, una Pieza de Calibre 6, noventa Caballos de División, y 100 de la Legión de San Pablo y milicias de Río Grande.

Llegaron a la atardecer a la región de Castillos Chico sin encontrar al enemigo y ya con sus caballos cansados, tomaron conocimiento que los Orientales habían cruzado el arroyo de Rocha para luego tomar rumbo a Cerro Largo.

El 13 de setiembre de 1816 los portugueses se apropiaron de caballos, bueyes, carretas y ganado vacuno entre Santa Teresa y Castillos por orden del Mariscal Pinto de Araujo. A continuación se detallan los vecinos afectados y que bienes les fueron enajenados.

• MANUEL ALVEZ: ocho bueyes mansos y una carreta.
• FLORENTINO GÓMES: seis bueyes mansos y una carreta.
• JOSÉ LINO: una carreta.
• JOSÉ MOLINA: seis bueyes mansos y una carreta.
• PEDRO GONÇALVEZ: dieciséis bueyes mansos y dos carretas.
• BUENAVENTURA GONÇALVEZ: tres bueyes mansos y una carreta.
• MANUEL GONÇALVEZ: cuatro bueyes mansos.
• ANTONIO MACHADO: setenta y cuatro caballos, cuarenta y ocho bueyes mansos, dos carretas y ciento cincuenta bovinos.
• FRANCISCO GARCÍA: veintiún caballos, siete bueyes mansos y una carreta.
• FRANCISCO FALAYEIRO: dieciocho bueyes mansos y cincuenta y tres bovinos de cría.
• TOMÁS PASCUAL: trece caballos y tres bueyes mansos.
• ROQUE DENIS: un caballo.
• JOSÉ RODRÍGUEZ: ocho caballos.
• MANUEL RODRÍGUEZ: nueve caballos.
• JOAQUIN GRANDE: cuatro caballos y seis bueyes mansos.
• JOSÉ DE OLIVEIRA: treinta y un bueyes mansos.
• A VECINOS DESCONOCIDOS: tres vacunos de cría.

Donación de vecinos al ejército portugués:

• ANTONIO MATURRENGA (Maturrango?): treinta caballos y diez bueyes mansos.
• JOSÉ D`ENXAUYTE: treinta y cinco caballos.
(Archivo Artigas)

Por lo anteriormente detallado, los lusitanos se proveyeron en total de ciento noventa y cinco caballos, ciento sesenta y seis bueyes mansos, diez carretas y doscientos seis vacunos. (Archivo Artigas)

A fines de Octubre de 1816, el Sargento Mayor Manuel Márquez de Sousa del ejército portugués con dos escuadrones sorprendió en Chafalote las avanzadas de Rivera al mando del Capitán Don Julián Muniz de un ejército de mas de doscientos hombres.

Los orientales pierden en este enfrentamiento y quedaron en el escenario bélico: ocho muertos y veinticinco prisioneros, entre ellos Don José Cabral y Don N. Arriola, oficiales de las milicias de Maldonado que fueron víctimas de sus propios descuidos. (Orestes Araújo).

Todas estas movilizaciones son previas a la (primera) Batalla de India Muerta, el 19 de noviembre de 1816 entre el arroyo de éste nombre y su afluente Sarandí de la Paloma en el paraje El Higuerón de nuestro Departamento.

El nombre toponímico de India Muerta a un paraje del Departamento de Rocha es a consecuencia de que “… fue muerta una china el siglo pasado (XVIII), en la persecución que se hacía a los indios minuanes, y de ahí vino la denominación de la India Muerta ese lugar, tristemente célebre después en la historia…” Isidoro de María: Nomenclátor topográfico – Benjamín Sierra y Sierra: Apuntes y Orestes Araújo: obra citada.

El escenario de guerra de aquel 19 de noviembre de 1816 presentaba por un lado el ejército de Fructuoso Rivera que comandaba a 1000 infantes, 500 jinetes y 1 cañón, el enemigo al mando del Mariscal Pinto con una división de 900 hombres de las tres armas. Al contingente portugués se le incorporó en la jornada previa dos escuadrones conducidos por el Sargento Mayor Manuel Márquez de Souza.

Un breve relato que describe someramente el “teatro” de batalla: “Envuelta la caballería oriental, entraron a maniobrar los cazadores, operando en pelotones sobre la infantería, que no pudo resistirles, y se pronunció en desbande. Rivera, después de algunos actos de valor personal, se retiró al frente de 100 hombres, dejando 250 muertos, 38 prisioneros, la pieza de cañón y varios objetos de guerra en manos del enemigo.” (Orestes Araújo – obra citada)

NÉSTOR ROCHA

rocharochanestor@hotmail.com



EN CUENTRA RAPIDAMENTE LO QUE ESTÁS BUSCANDO EN MÁS ROCHA

BUSCAR